jueves, 19 de mayo de 2011

SE NOS ROMPIÓ LA BRÚJULA Y HEMOS PERDIDO EL NORTE



"De tanto ir del coro al caño y del caño al coro
vamos a terminar por decir: coño, pero si no sabemos
dónde estamos"  (León Felipe, Ganarás la Luz).




De tanto adulterar
el sentido de las cosas,
su esencia verdadera,
la dirección del viento,
del Sol su nacimiento,
y algunas cosas más,
se nos rompió la brújula
y hemos perdido el Norte,
el día está nublado
y en medio de la nada,
tal vez muy preocupados,
buscamos referencias
mirando a todos los lados,
pero sólo encontramos
la eterna indiferencia
del humano existente
que tiene como afán
buscarse entre la gente
un sitio privado
seguro y confortable,
y así pasa las horas
marcando territorios
que crean tantos odios
como guerras declaradas,
como guerras encubiertas,
como intereses creados,
como intereses ocultos,
como inetereses cerrados,
como intereses abiertos...

Al despertar al día,
me vino a mi memoria
que había yo soñado
que la prensa informadora
en noticia real,
sin filtros ni censuras
de línea editorial,
decía fuerte y claro
que el valor de los puñales
cotiza a precio muy alto
en las bolsas y mercados,
y que algunos clanes,
que todos conocemos,
han invertido en ello
todos sus capitales
y además nuestros avales,
y que por ello ahora
nosotros nos gastamos en pañales
los tres o cuatro reales
que habíamos guardado
para comprar sustento,
cosa que la evidencia
dice que es mal invento
pues no nos damos cuenta
que para amortizarlos
primero hay que comer...

Las rutas al infierno
están muy transitadas,
hay cola ya en la puerta
y algunas acampadas,
la gente tiene frío
después de un duro invierno
y saben que Satán 
ha robado la llama
que Prometeo un día 
nos dio para compartir
y han ido para ver
si oculto en la cernada
aún queda algún rescoldo
que pueda calentarles
en las noches que les restan
debajo de sus toldos,
pero revolver en la ceniza
nunca sirve para nada
y en un golpe de viento
te conviertes sin quererlo
si eres mujer en Cenicienta
y si hombre en Ceniciento,
por eso, yo creo que es mejor
plantar y recoger nuestros sarmientos.

Y si Dios no lo remedia
viniendo a cuadrar las cuentas
(no me refiero yo a la ley del talión
ni a juicios con preferencias
de derecha sobre izquierda)
curaremos el catarro
con caramelos de menta
o con recetas de imprenta
dictadas por el gran amo
que los sumisos votados
imponen a sus votantes,
en dudosa deontología,
sin importar lo que antes,
como remedio a sus males,
les habían prometido,
y si al ir a reclamar
las puertas nunca se abren
habrá frío en el invierno
y habrá cola en el infierno,
y catarros por doquier,
a menos que en un abrazo
de inmensa inmensidad,
siendo el corazón el eje
en vez de serlo el ombligo,
luchemos por el calor
que precisa la humanidad
para que todos nos calentemos
en equidad e igualdad,
derritiendo el Iceberg
y la eterna frialdad
que ha regido los destinos
de la historia y sus caminos,
del éxodo y su maná,
la gente tiene derecho
a saber con claridad
por qué la tierra de todos
es de cuatro nada más.


El Sol ya no puede más...

Impersonem.

Etiquetas: ,

martes, 17 de mayo de 2011

ORACIÓN PROFANA

                                                        Mosaico de una iglesia en Tabgha, Israel
                                                        Imagen de Wikipedia.




                              
                                              "Soy el publicano que no sabe rezar.
                                               Llamadme publicano.
                                               Llamadme todos publicano.
                                               Llamadme publicano vosotros también.
                                               Así me llama el Arcipreste.
                                               Y los líricos flecheros farisaicos
                                               que guardan el secreto
                                               de cómo se disparan
                                               el verso y la oración"
                                                   (León Felipe, "Llamadme Publicano")






¿Cinco panes y dos peces?
Eso corre de mi cuenta, 
de la tuya va el milagro...

Multiplica con cuidado,
tienes que ser muy preciso
en los trozos de pescado
y de pan blando 
que hacen falta
para llenar estas cestas
que logren quitar el hambre
del humilde y desterrado
al que todo fue quitado
por algunos miserables 
que están sobrealimentados
y que  atesoran sus miserias
esquilmando los recursos del planeta...

Por favor no me respondas
con el famoso sermón
de los bienaventurados
porque yo te estoy hablando
de los mal alimentados
que necesitan comer...


No te pido que repitas
lo que hiciste en Caná
la cosa no está pa' fiestas
y vino nos va a sobrar...


Pero dinos lo que hiciste en Tiberíades
para poder caminar
sobre las aguas del mar,
cosa que nos vendrá bien
para poder evitar
que el agua nos llegue al cuello
y un día nos pueda ahogar...


Y ahora sólo una cosa más:
como a ti sí te hacen caso,
dile al viento que se pare
y a las olas que estén quietas
para ver si de una vez
se extingue esta tormenta
que amenaza tempestad
y llegamos a buen puerto
con las redes bien repletas
de paz y de libertad...


Tal vez te he pedido mucho,
seguro que más de la cuenta,
pero, aunque ya no creo en nada,
a mí a fe nadie me gana,
y ya puestos a pedir...

 ¡Hágase tu voluntad!


Impersonem.

Etiquetas: ,