domingo, 5 de abril de 2009

ABRIR PRINCIPIOS


Abrir principios
supuso cerrar puertas,
a veces desde adentro,
a veces desde afuera.

Abrir principios
supuso abandonar los credos
familiares de la infancia,
y los rebaños y manadas
pastoreados al ritmo
de ritos y costumbres.

Abrir principios
supone cruzar un largo desierto
de incertidumbres, desprecios, desengaños,
injurias, calumnias y traiciones,
hidratando mi alma
con las sales minerales de las lágrimas,
y sorteando valientemente
las picaduras de las víboras que habitan
escondidas en las dunas de la vida.

Abrir principios
supone encontrarme caminando
a la intemperie de las dudas
intentando encontrarme frente a frente
con el que realmente soy.

(impersonem)